Gustavo Adolfo Bécquer (1836–1870).Imagem

Poeta y prosista español, nacido en Sevilla. Su obra principal, las Rimas (1871), se aleja del estilo poético de su época, y se considera como punto de partida de toda la poesía moderna, siendo todavía leído con avidez por su inefable emoción y perfecta musicalidad.
Sus temas básicos son la mujer, el amor, la poesía en sí y el mismo poeta.
Como prosista destacan sus Leyendas, relatos fantásticos, con un tipo de prosa lírica que anuncia el futuro «poema en prosa». Tienen importancia también sus Cartas desde mi celda (1864).

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala en sus cristales
     jugando llamarán;
pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres…
     Esas… ¡no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez en la tarde, aún más hermosas
     sus flores se abrirán;
pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día…
     Esas… ¡no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
     tal vez despertará;
pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido… desengáñate…
     ¡Así no te querrán!

Asomaba a sus ojos una lágrima,
y a mi labio una frase de perdón.
Habló el orgullo y enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino, ella por otro,
pero al pensar en nuestro mutuo amor
yo digo aún: ¿Por qué callé aquel día?.
Y ella dirá: ¿Por qué no lloré yo?.

No pudo ser
Tú eras el huracán, y yo la alta
torre que desafía su poder;
¡tenías que estrellarte o abatirme!…
¡No pudo ser!

Tú eras el Océano, y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén;
¡tenías que romperme o que arrancarme!…
¡No pudo ser!

Hermosa tú, yo altivo; acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder;
la senda estrecha, inevitable el choque…
¡No pudo ser!

Anúncios